Los anestesiólogos somos unos especialistas muy inquietos, es por ello que el tema de los coadyuvantes de los anestésicos locales no para de arrojar luces sobre nuevos y viejos fármacos que demuestran su utilidad como agonistas de los primeros. Adrenalina, neostigmina, midazolam, clonidina, dexmetomidina y demás productos que se vengan a la mente en un oportuno momento en el que nos asalta la pregunta….¿y si…? Dentro de esta gran variedad  tiene especial interés el papel de la dexametasona como coadyuvante al carecer de los efectos secundarios de algunos otros (sedación o hipotensión para clonidina y dexmedetomidina por ejemplo) y pertenecer a un grupo de fármacos con larga trayectoria de uso.

La dexametasona es un glucocorticoide de elevada potencia con una vida media superior a las 36 horas. A pesar de que los corticoides son fármacos ampliamente usados en infiltraciones y su uso epidural ya existe desde antaño, la administración perineural aún no está aprobada ni en USA ni en EU aunque existen numerosos ensayos clínicos que demuestran su efectividad y su seguridad. En un reciente artículo de Marzo de 2014 se publicaba en BJA una revisión sistemática-metaánalisis de los estudios realizados hasta ahora y ofrecían estos datos:

– Todos los estudios arrojan una prolongación del tiempo de bloqueo sensitivo y motor comparado con anestésicos locales solos. Frente a otros tipos de coadyuvantes el bloqueo se prolonga por igual  en sus dos componentes sensitivo y motor, lo cual puede suponer un inconveniente cuando los usamos con intencionalidad meramente analgésica.

– La duración del bloqueo es proporcional a la concentración de anestésico local usado. Así por ejemplo en el caso de Bupivacaína 0.5% pueden llegar a prolongar la duración del bloqueo 24 horas.

– Las dosis empleadas de dexametasona oscilan entre los 4 y 10 mg.

– La mayoría de estudios no evidenciaron ningún efecto secundario en su utilización (infecciones, hiperglucemias..etc)

– Algunos estudios sugieren que potencia el bloqueo de tal forma que pueden conseguirse efectos anestésicos con cantidades muy pequeñas de anestésico local (tales como 5ml).

La razón de la potenciación del efecto de los anestésicos locales no se conoce pero se presume que puede estar en relación con el potente efecto antiinflamatorio de estos fármacos que incluso podría incluso actuar como protector frente a la acidez de los anestésicos locales. Esta acción protectora sumada a la gran potenciación que ocasionan del efecto anestésico más la ausencia de complicaciones demostradas de su uso, sitúan a la dexametasona en un puesto privilegiado frente a otros coadyuvantes menos potentes y con mayores efectos secundarios.

Bibliografía de Interés:
Choi, S., Rodseth, R., & McCartney, C. J. L. (2014). Effects of dexamethasone as a local anaesthetic adjuvant for brachial plexus block: a systematic review and meta-analysis of randomized trials. British Journal of Anaesthesia, 112(3), 427–439.